La permanencia tendrá que esperar

Óscar Alvarado espera el bloqueo de Hopfgartner | CBC Valladolid

El Carramimbre CBC Valladolid tendrá que esperar una jornada más para intentar lograr sellar la permanencia

Dispuestos a dar espectáculo y cumplir con las expectativas generadas por ser el ‘Partido de la Jornada’, vallisoletanos y orensanos comenzaron con un espectacular acierto de cara al aro rival que eclipsó a sendas defensas durante los primeros minutos. Cuando restaban 3 minutos al periodo inaugural, el marcador ya lucía un abultado 21-19 tras unos primeros minutos frenéticos de juego que dejaron un amplio repertorio de canastas para ambos conjuntos.

Con Uta y De la Fuente como auténticos dominadores de la zona y ocho puntos cada uno en su haber, al Carramimbre le valió para tomar la iniciativa del partido en la recta final del primer cuarto (30-26). Mejores en el rebote y en la anotación, a los de Paco García solo les faltaba ajustar en defensa y cerrar el perímetro, desde donde llovieron los puntos de los gallegos.

Sin embargo, la lucidez ofensiva del Carramimbre se apagó durante el inicio del segundo cuarto, en el que solamente anotaron seis puntos en seis minutos, y los orensanos aprovecharon las pérdidas de los locales (siete al descanso) y agujero para cerrar el rebote (seis ofensivos concedidos) para dar la vuelta al partido (36-38). Ni siquiera el tiempo muerto solicitado por Paco García sirvió para solucionar la sangría y el atasco en ataque y las ardillas llegaron al descanso por debajo en el marcador (42-44) y sin rastro de su habitual nivel defensivo.

Los problemas persistieron tras el paso por vestuarios y el Carramimbre comenzó a diluirse, lo que otorgó a Río Ourense Termal la máxima diferencia a su favor (50-61) mediado el tercer cuarto. Los vallisoletanos estaban sobre la lona y fue Chatman quien dio un paso adelante con seis puntos consecutivos para levantar a los suyos.

Bajo la manija de un Alvarado que empezó a transmitir su alegría al equipo, los vallisoletanos subieron una marcha en la recta final del tercer periodo con un parcial de 5-0 que les aferraba al partido. Sin embargo, un espectacular triple del visitante Jhornan Zamora, sobre la bocina y con un defensor encima, volvió a distanciar a los gallegos (61-70) antes de encarar el último cuarto.

Dos triples consecutivos de los orensanos pusieron muy cuesta abajo el encuentro para los de Paco García (68-80), que tuvo que solicitar un tiempo muerto a falta de 6:42 por disputarse. La barrera psicológica de los 10 puntos se interponía entre el Carramimbre y la salvación virtual, un premio demasiado codiciado como para hincar la rodilla tan pronto, y los vallisoletanos volvieron muy motivados tras escuchar la arenga de su entrenador.

El tiempo corría y el CBC quería remontar en tiempo récord y optó por fiar sus opciones al acierto desde la larga distancia. Dos triples en las dos primeras posesiones insuflaron confianza y esperanza en Pisuerga, pero en los dos siguientes ataques llegaron sendos fallos desde más allá del arco. La ansiedad fue el golpe final para las ardillas.

Los de Gonzalo García de Vitoria, muy serios durante toda la contienda, no desaprovecharon las concesiones y dejaron el partido visto para sentencia (78-90) a falta de dos minutos. Las ardillas, aun sabedoras de su derrota, no bajaron los brazos y lo intentaron hasta que murió el tiempo con el 81-93 que certificó el tropiezo en casa. La permanencia virtual tendrá que esperar una semana más.

Crónica del departamento de prensa del CBC Valladolid

Autor entrada: Alberto Carpintero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.